Una explosión de colorido, fuerza, innovación y emoción. Vincent Van Gogh (30 de Marzo de 1853 – 29 de Julio de 1890) es el pintor más grande del siglo XIX. Van Gogh se sitúa como bisagra del paso de lo viejo a lo nuevo. El reconocimiento de su obra y trabajo (30 Marzo 1853 / 29 Julio 1890) le llegaría demasiado tarde, tan sólo logró vender una sóla obra en toda su vida. Hoy Van Gogh es considerado como uno de los más grandes pintores de todos los tiempos y así como todos conocemos la dramática historia de cómo el pintor en un arrebato de ira y locura se corta una oreja, muy pocos en cambio saben que Van Gogh comenzó su trayecto cómo pintor y artista en la ciudad de La Haya, dónde pintó un gran número de sus primeras obras y dónde pasó 6 años de sus 37 de vida. Es en La Haya dónde consiguió además su primera obra por encargo. En ningún otro lugar durante su vida de adulto permaneció el pintor un periodo de tiempo tan largo cómo el que pasaría en la ciudad de La Haya. 

La Haya jugó un papel crucial en la vida de Van Gogh. `Muchos oficios, pocos beneficios`, así es como podríamos describir los 12 primeros años de trabajo de Vincent Van Gogh. Desde Agosto del año 1869 hasta el 13 de Junio del 1873, trabajó como el empleado mas joven en ́ Plaats ́, una filial en la Haya de la famosa casa Internacional de Comercio del arte ́Goupil`. Es aquí dónde y cuando Vincent Van Gogh empieza a escribir a su hermano menor Theo Van Gogh. Cuatro años más tarde dejaría Vincent La Haya. Cuando finalmente aconsejado por su hermano Theo, Vincent se convierte en pintor artista acabando por instalarse de nuevo en esta ciudad amante del arte, (1881) dónde la honorable Escuela de La Haya ya era altamente reconocida en el mundo internacional del arte, y dónde el pintor tuvo muy buenos contactos. Fue aquí precisamente dónde empezaría un curso de formación de corta duración a cargo del reconocido pintor Anton Mauve, primo político de Van Gogh. Será aquí dónde Vincent se desarrolle como artista pintor independiente. Su estancia en La Haya fue de corta duración y en 1883 deja la ciudad.  El trabajo artístico del pintor durante su periodo de estancia en La Haya es tema central de esta corta exposición, una selección pequeña pero con una historia interesante.